Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Si quieres disfrutar de tu hogar plenamente, es importante apostar por la seguridad y no olvidar protegerte contra todo tipo de amenazas, incluido el fuego. Las llamas pueden ser absolutamente devastadoras y causar daños materiales y personales muy importantes.

Para evitar que esto llegue a ocurrir, existen distintos sistemas de alarma y protección contra incendios que es importante conocer para valorar cuál encaja mejor con las necesidades de nuestra vivienda. 

En general, se dividen en dos tipologías: sistemas de protección pasivos y activos.

Sistemas de protección contra incendios pasivos

Los sistemas pasivos son los que se integran en el hogar y que no requieren de ninguna acción concreta para ser activados. Normalmente tienen como objetivo, o bien impedir que el fuego se extienda una vez iniciado, o bien minimizar su efecto y facilitar una eventual evacuación del inmueble. 

Ahora con instalación incluida

Destacan aquí las pinturas intumescentes que, aplicadas en las distintas estancias de nuestra casa, reaccionan al contacto con las llamas generando una capa de espuma que facilita su contención y que puede ser de gran ayuda para evitar potenciales daños estructurales en la vivienda.

En este mismo sentido, también es recomendable utilizar esmaltes y barnices ignífugos en las puertas o en el mobiliario, especialmente en las piezas de madera (incluidos los suelos, en caso de que estén fabricados con este material), ya que son las que arden con mayor facilidad y las que suponen un mayor peligro.

Entre los sistemas de protección pasivos, se encuentran también las escaleras y las puertas de emergencia, que siempre deben estar debidamente señalizadas. Es importante conocer bien dónde se encuentran, tanto en nuestro lugar de trabajo como en nuestra residencia, sobre todo en el caso de que vivamos en un edificio de apartamentos.

Sistemas de protección contra incendios activos

A diferencia de los anteriores, este tipo de sistemas juegan un papel activo ante un posible incendio. En general, son los más eficaces, tanto para la detección como para la extinción.

Los más básicos y habituales dentro de esta tipología son los extintores y las columnas secas, que expulsan un compuesto espumoso que tiene la capacidad de mitigar las llamas. En tiendas, oficinas, centros comerciales, hoteles, edificios públicos, fincas de apartamentos… es obligatoria su instalación y su regular revisión por parte de técnicos especializados, así como señalizar su ubicación de forma clara y visible.

Los sistemas activos de protección más avanzados y eficientes para el hogar son los de detección y alarma. Están compuestos generalmente de un sensor capaz de detectar humo o gases indiciarios de que se ha producido un fuego y de una alarma de incendios, que puede estar conectada directamente con empresas de seguridad que se ocupan de avisar a los bomberos y demás servicios de urgencias en caso de que sea necesario. Además, pueden incluir elementos adicionales como “sprinklers” o irrigadores que expulsan agua automáticamente.

Dependiendo del modelo, algunos de estos dispositivos pueden llegar a funcionar incluso sin electricidad, lo que los hace especialmente útiles si se produzcan daños que nos dejen sin energía.

En Securitas Direct te ofrecemos la posibilidad de hacer de tu casa un lugar más seguro y por ello ponemos a tu disposición tecnología punta para evitar, no solo que ladrones o intrusos puedan irrumpir en tu vivienda, sino también para protegerla de desastres como los que puede causar el fuego mediante la instalación de detectores y alarmas de incendio.