Calcula online en menos de un minuto
o si lo prefieres te llamamos gratis

Vivir en un entorno rural tiene muchas ventajas: menos estrés, aire más puro, contacto directo con la naturaleza… Las casas de campo son ideales para desconectar del frenetismo que tanto suele abundar de las ciudades. No obstante, no son lugares exentos de peligros. Suelen ser viviendas unifamiliares con parcelas (en muchos casos emplazadas en zonas aisladas) que hay que proteger adecuadamente para evitar toda clase de robos o allanamientos. Para ello, nada mejor que optar por una alarma para casas de campo.

¿Cómo son las alarmas para casas de campo?

Una buena alarma para una casa de campo es aquella capaz de mantener seguros tanto el inmueble como la parcela que lo rodea (que en suele incluir un jardín o un huerto). Para ello, resulta clave que incluya elementos capaces de detectar intrusos tanto en interiores como en exteriores.

Siempre resulta recomendable contar con la asesoría de expertos en seguridad que determinen cuáles son las mejores tecnologías en cada caso, ya que no todas las casas de campo tienen las mismas debilidades. No obstante, entre los dispositivos que no pueden faltar en un sistema de alarma para exteriores se encuentran los detectores. Se trata de un conjunto de sensores que se instalan tanto dentro como fuera de la vivienda y que tienen la función de captar la presencia de cualquiera que se encuentre dentro de su radio de acción. Son muy útiles para poder estar al tanto de posibles merodeadores que intenten acercarse a la finca.

Aparte de los detectores, las cámaras pueden resultar de gran utilidad para asegurar una casa de campo. En el mercado se pueden encontrar todo tipo de modelos, algunos de ellos con objetivos muy sofisticados capaces de ver en la oscuridad o incluso entre la vegetación, la lluvia intensa o la niebla. Además, la mayoría están conectadas a la Red, lo cual permite acceder a un vídeo en directo de la zona desde cualquier parte, a través de cualquier dispositivo con una conexión a Internet.

Por supuesto, lo más adecuado es que las alarmas para casas de campo estén debidamente conectadas con una central que esté al tanto de manera continua de que todo marcha bien y que pueda avisar a las autoridades si fuera necesario, sin importar la hora o el día. A fin de cuentas, de poco sirve una alarma si nadie se da cuenta de que está avisando de que algo va mal.

Este punto se hace todavía más indispensable en el caso de que la casa de campo sea una segunda vivienda y no la habitual.

Además de una alarma eficaz, también es recomendable tomar otro tipo de medidas adicionales que pueden ser de gran ayuda a la hora de frustrar robos, allanamientos u okupaciones. Por ejemplo, la instalación de barrotes o rejas en las ventanas (especialmente aquellas que son fácilmente accesibles desde el exterior) o instalar una puerta de seguridad que no pueda ser fácilmente forzada o derribada. Además incluir rejas en ventanas, barrotes, puerta segura

Instalación GRATIS solo HOY