Calcula online en menos de un minuto
o si lo prefieres te llamamos gratis

Si tienes una casa de vacaciones, un apartamento en la playa al que vas a veranear, un chalé en la sierra o cualquier otro tipo de inmueble en el que no vives de manera regular, es importante que no dejes de lado la seguridad. Las segundas residencias pueden ser víctimas de multitud de amenazas y, por ello, necesitarás una alarma adecuada si quieres protegerlas de manera eficaz.

Los ladrones ven en estas viviendas objetivos fáciles. Se pasan la mayor parte del año deshabitadas y, para ellos, esto es una ventaja que no dudarán en aprovechar. Puede que no creas tener objetos de valor en su interior, pero con tan solo instalar un sistema de alarma, te puedes ahorrar sustos y posibles destrozos derivados de la irrupción de intrusos como ventanas rotas, cerraduras forzadas, daños en mobiliario… Por supuesto, si en ellas guardas cualquier tipo de enser valioso (televisores, equipos de música, antigüedades…), la necesidad de reforzar la seguridad aumenta exponencialmente.

No obstante, los posibles robos no son el único peligro. Las okupaciones ilegales son también un verdadero riesgo que se multiplica en las segundas residencias. Este fenómeno ha ido creciendo en los últimos años, llegando en 2018 a una media de 33 casos diarios. Regiones como Cataluña, Andalucía, Madrid, Baleares, Canarias, Murcia, Castilla y León y Castilla – La Mancha son algunos de los principales focos, si bien la amenaza es real en todas las regiones de España.

Una alarma es una aliada perfecta para evitar una okupación, ya que te puede alertar rápidamente de lo que está sucediendo para que puedas tomar las medidas pertinentes. Recuerda que, ante este tipo de situaciones, lo mejor es actuar con celeridad, ya que cuanto más tiempo pase, más complicado se hace el desalojo.

Opciones de alarmas para segundas residencias

Existen varias posibilidades que podemos explorar en el terreno de las alarmas para proteger una segunda residencia.

Calcula online en menos de un minuto 200 € de descuento

En primer lugar, puedes elegir un sistema de alarma sin cuotas, es decir, un conjunto de elementos de seguridad seleccionados e instalados por tu cuenta y que no están conectados a ninguna central de alarmas. Esta opción genera una sensación disuasoria ante posibles intrusos, que pueden verse coartados al ver cámaras u otros dispositivos en el inmueble. No obstante, al no haber ninguna empresa que vigile que todo va bien y que pueda avisar rápidamente a las autoridades si se detecta alguna anomalía, no son la opción más segura.

La mejor opción es recurrir a una empresa experta en seguridad como Securitas Direct y contratar un servicio integral que se ocupe, no solo de la instalación y del mantenimiento de las tecnologías más adecuadas para proteger tu inmueble (cámaras, sirenas, detectores…), sino también de avisarte a ti y a las Fuerzas de Seguridad si ocurre cualquier problema.

De este modo generarás, no solo ese efecto disuasorio en los ladrones o en los okupas, sino que también podrás tener la tranquilidad de que, en el caso de que alguien intente colarse en tu segunda residencia, siempre habrá alguien pendiente para que puedas evitarlo.