Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Además de una puerta debidamente reforzada, contar con una cerradura adecuada es fundamental si lo que se busca es alcanzar un nivel de seguridad óptimo, tanto en el hogar como en un negocio. En el mercado existen actualmente diversos tipos de cerraduras, cada uno de ellos con sus propias características. En Securitas Direct te mostramos cuáles son los más habituales y te explicamos su funcionamiento.

Cerraduras de doble paleta

También denominadas cerraduras de gorjas, son las más tradicionales. Se abren mediante llaves que tienen en su extremo un par de paletas dentadas, colocadas en una forma similar a las alas de una mariposa. Estas paletas se encajan en unas placas internas de la cerradura para permitir que giren y, así abrir o cerrar la puerta.

Hoy en día no se recomiendan, ya que pueden ser burladas con relativa facilidad mediante la denominada “ganzúa búlgara”, muy extendida entre los ladrones.

  • Cerraduras de cilindros: También se denominan cerraduras de perfil europeo. Se trata de uno de los tipos más frecuentes que se pueden encontrar en la actualidad. Constan de un bombín de pera con un cilindro con surcos en el que se encaja una llave dentada que puede tener multitud de perfiles diferentes (lo cual hace que sean más difíciles de duplicar). Son más seguras que las cerraduras de doble paleta, puesto que son más complicadas de burlar. La mayoría de las cerraduras de cilindros son vulnerables a la técnica del “bumping”, si bien existen modelos reforzados para evitarlo.
  • Cerraduras de sobreponer: Son las cerraduras que tienen sus elementos (o parte de ellos) al descubierto, adheridos a la parte exterior de la puerta. Cada vez se utilizan menos ya que, en general, son poco seguras. Pueden ser forzadas de manera relativamente sencilla aplicando fuerza hasta desacoplarlas de la puerta o manipulándolas desde la parte descubierta del mecanismo. Eran bastante frecuentes en puertas antiguas, en las que se podía ver a simple vista el pasador del cerrojo abriéndose y cerrándose al girar la llave. Hoy en día todavía se utilizan como medios de seguridad adicionales, acompañados de otro tipo de cerraduras.
  • Cerraduras multipunto: Se trata del tipo de cerradura más seguro que se puede encontrar en la actualidad. Cuentan con un sistema de cierre mediante anclajes situados en distintos puntos de la puerta, lo cual hace que sean mucho más difíciles de forzar aplicando fuerza. Además, incluyen en su interior un conjunto de palancas que obstaculizan la posible manipulación de los mecanismos. Las cerraduras multipunto son las que suelen instalarse en puertas de seguridad o blindadas.
  • Cerraduras electrónicas: Este tipo de cerraduras son los que abandonan la llave tradicional en favor de otro tipo de sistemas electrónicos. Existen varios tipos: con código de seguridad, de apertura con tarjeta (muy habituales en los hoteles), con tecnología NFC o incluso otras mucho más sofisticadas basadas en parámetros biométricos (huellas dactilares, escáneres de retina…). Su uso está creciendo en los últimos tiempos y no sería de extrañar que en un futuro próximo fuesen sustituyendo a las cerraduras tradicionales.

Ahora con instalación incluida