Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Una duda muy habitual que suele surgir a la hora de planificar la protección del hogar está relacionada con las ventanas, especialmente con aquellas que, normalmente por estar emplazadas en pisos superiores, no disponen de barrotes o verjas. ¿Son las persianas tradicionales lo suficientemente seguras para evitar que alguien pueda forzarlas y colarse en un inmueble? ¿Es necesario optar por elementos más robustos como las persianas de seguridad?

Las persianas de seguridad están fabricadas con materiales muy resistentes (generalmente aluminio sometido a un proceso denominado extrusión) con los que se crean las lamas, las cuales pueden ser ciegas o perforadas, si se desea que a través de ellas pueda haber rendijas por las que entre la luz. Estos materiales son sometidos a multitud de pruebas para verificar que son capaces de aguantar todo tipo de golpes e intentos de rotura.

Debido a su composición, son bastante pesadas, por lo que resulta muy complicado levantarlas aplicando fuerza desde fuera. Además, suelen contar con un diseño autoblocante pensado especialmente para impedirlo.

¿Cuál es el precio de una persiana de seguridad?

Aunque esto dependerá del modelo elegido y de los materiales con los que están construidas, las persianas de seguridad tienen normalmente un precio que ronda los 150 euros por cada metro cuadrado, si bien a esto habría que sumarle el coste de la mano de obra (incluida la retirada de las antiguas persianas, en caso de que sea una sustitución) y de la instalación de un sistema motorizado para accionarlas, ya que debido a su peso (alrededor de 10 Kg por metro cuadrado) puede resultar bastante complicado utilizar un tirador manual.

No son baratas, pero sí que resultan complementos muy útiles para reforzar la seguridad de una vivienda. Eso sí: siempre y cuando se acompañen de otro tipo de elementos.

Instalación GRATIS solo HOY

¿Las persianas de seguridad protegen realmente ante un robo?

Las persianas de seguridad por sí solas no son lo suficientemente eficaces como para impedir un robo o cualquier tipo de allanamiento. Si bien dificultan el acceso de los intrusos, es posible que un ladrón con cierta pericia pueda llegar a desmontarlas o incluso a fundirlas aplicando calor. En cualquier caso, su uso no impide que el acceso a la vivienda se lleve a cabo por otros medios (por ejemplo forzando una puerta con ganzúas, con la técnica del bumping, usando llaves falsas u otros métodos de mayor o menor nivel sofisticación). 

Tengas o no persianas de seguridad, la manera más completa de proteger tu hogar es, sin lugar a dudas, a través de un buen sistema de alarma que detecte la presencia de personas no deseadas de forma eficiente y que te permita actuar con rapidez. De este modo, puedes tener la certeza de que, pase lo que pase, alguien acudirá en tu ayuda.

En Securitas Direct podemos asesorarte acerca de cuál es la alarma que mejor encaja con tu vivienda. Valoraremos todos los riesgos potenciales y te ayudaremos a que, tanto tú como los tuyos, no solo os sintáis seguros, sino a que realmente lo estéis.