Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Si estás pensando en instalar una alarma en tu casa o negocio, probablemente surjan ante ti numerosas opciones. De hecho, incluso quizás no sepas que existen distintos grados dependiendo de la seguridad que ofrezca cada una de ellas. Y es que, como podrás imaginar, no todas las alarmas ofrecen el mismo rendimiento y prestaciones y, por lo tanto, no son igual de seguras. Como veremos a continuación hay cuatro grados de seguridad de alarmas (1, 2, 3 y 4), de manera que cuanto más alto sea el número, más segura es.

¿Qué son los grados de seguridad de alarma?

Los grados de seguridad de alarma es la forma en la que se clasifican las alarmas que pueden instalarse en cualquier tipo de propiedad. Estos grados están definidos por normativas y estándares internacionales, como la Norma Europea EN50131 o la Norma Internacional IEC 62642.

En esta clasificación se tiene en cuenta tanto el nivel de seguridad que ofrece la alarma, como los componentes que la integran. Es decir, a partir de una serie de parámetros son consideradas de un nivel u otro, para lo cual se analiza cada una de las funcionalidades que proporciona a los usuarios. 

Aunque probablemente en una casa pueda ser suficiente la instalación de una alarma más simple, en algunos negocios con necesidades especiales será conveniente apostar por un sistema más completo. Además, dependiendo del negocio, los requerimientos de seguridad serán distintos y necesitarán un tipo de alarma determinado con unos componentes concretos. Por ejemplo, no es lógico que utilicen el mismo grado de alarma una joyería y una panadería, pues la mercancía de la primera es más valiosa y, por lo tanto, necesita una protección extra.

Hay que apuntar también que para cumplir con los diferentes grados de seguridad, las alarmas deben estar instaladas y mantenidas por profesionales certificados. De hecho, es fundamental asegurarse de que la alarma seleccionada cumpla con los estándares de seguridad adecuados y que sea instalada por empresas o técnicos de confianza, ya que una instalación incorrecta o una alarma inadecuada podrían comprometer la protección de la propiedad y los bienes.

¿Qué grados de seguridad existen?

Como ya hemos apuntado, existen cuatro grados diferentes de seguridad a la hora de definir la calidad y capacidad de una alarma. A continuación explicamos cada uno de ellos comenzando con el más bajo.

Alarmas de grado 1 de seguridad

El grado de seguridad 1 se aplica a instalaciones con un bajo riesgo de intrusión o daño, ya que, básicamente, se trata de alarmas que emiten un sonido disuasorio al detectar el movimiento. De este modo se trata de espantar al posible intruso que tiene la intención de entrar en una propiedad privada. 

No obstante, las alarmas de grado 1 no están conectadas a ninguna sala de control, ni tampoco a una central de alarma, lo que disminuye considerablemente su eficacia. Este tipo de alarmas suele incluir otros componentes, tales como cámaras de vigilancia falsas, carteles disuasorios indicando que hay una alarma instalada o sensores de movimiento que detectan a los potenciales intrusos.

Como se puede esperar, podemos apuntar como principal ventaja que suelen ser alarmas baratas. Como contrapunto, tiene el inconveniente de que si la persona que intenta asaltar la propiedad sabe que la alarma no es más que un elemento disuasorio, podría entrar igualmente. Por esa razón, las alarmas de grado 1 no son recomendables casi en ninguna situación. A fin de cuentas, las alarmas con un grado de seguridad 1 no suelen cumplir con los estándares de seguridad necesarios para aplicaciones comerciales más grandes o de mayor riesgo.

Alarmas de grado 2 de seguridad

Los sistemas que se engloban en este grado de seguridad son los más comunes y tienen como objetivo atender a un mercado con riesgo bajo o moderado de intrusión. Suele ser instalada en casas o en pequeños negocios y están conectadas a una central de alarma o con un centro de control que vigila cualquier posible salto de alarma.

Entre las ventajas de este tipo de sistemas, hay que apuntar especialmente su conexión directa a la policía mediante la central de alarmas. Esto posibilita que, en caso de intrusión, el usuario siempre esté protegido por expertos de seguridad. Además, también cuenta con otras opciones adicionales como pueden ser cámaras de seguridad, sensores, anti-inhibidores de señal y un cifrado más avanzado. Todo ello puede ser controlado desde una central o desde aplicaciones para móvil, proporcionando al propietario un mayor control sobre su propiedad.

Como único inconveniente que podemos encontrar en las alarmas con un grado de seguridad 2 hemos de mencionar que requieren una mayor inversión inicial, a lo que hay que sumar el gasto mensual de mantenimiento. Sin embargo, son la mejor opción para proteger a cualquier usuario en su hogar, ya sea en su residencia habitual o en segundas residencias.

Alarmas de grado 3 de seguridad

Continuamos aumentando el nivel de seguridad de los sistemas de alarmas hasta llegar al tercero en el escalafón. En este caso estamos hablando de alarmas que se adaptan a lugares más específicos que las de grado 2, pues, además de estar conectadas a una central, incluyen cámaras de videovigilancia e incluso caja fuerte, así como todas las demás opciones de seguridad ya apuntadas. Por esta razón, están dirigidas a usuarios que requieren un nivel de protección moderado-alto, pues disponen también medidas adicionales de protección contra manipulación y sabotaje por parte de los delincuentes (doble vía de comunicación, anti masking para evitar los inhibidores…).

Las alarmas de grado de seguridad 3 se emplean normalmente en negocios que requieren de un plus de seguridad, como puede ser una farmacia o una joyería. Precisamente esa es su mayor ventaja, que proporciona un nivel de seguridad mayor que las anteriores, lo que facilita el día a día de ciertos negocios e incluso de algunos hogares donde se guardan objetos de mucho valor. En cuanto a las desventajas con respecto a las alarmas de niveles inferiores, solo encontramos una: el precio de la alarma. No cabe duda de que conforme se incrementan las prestaciones, así lo hacen los costes.

Alarmas de grado 4 de seguridad

Como cabe esperar, entre los grados de seguridad, el más alto es el cuarto y está enfocado en las instalaciones con riesgo muy alto y crítico. De hecho, podemos hablar de ellas como alarmas adaptadas a instalaciones muy concretas, como es el caso de las instalaciones militares, donde hay artículos explosivos o materiales peligrosos, o de las empresas dedicadas a la seguridad, ya que pueden disponer de depósito de efectivo.

Las alarmas de grado 4 de seguridad también se emplean en centrales nucleares, bancos centrales o instalaciones gubernamentales de alto secreto. Y destacan por ser altamente redundantes, con respaldo de energía, comunicación y múltiples rutas de señal para garantizar tanto la integridad como la continuidad del sistema. A esto hay que añadir que cuentan con protecciones adicionales contra ataques sofisticados, manipulación y sabotaje. En definitiva, es prácticamente imposible allanar una propiedad que tenga una alarma de estas características.

Ahora tu Alarma con cerradura inteligente e instalación incluida

¿Qué tipo de alarma es la más aconsejable para mí?

Para responder esta pregunta habría que analizar varios factores, como son, por ejemplo, dónde va a ser instalada la alarma, si en una casa o negocio, cómo es la propiedad, qué hay dentro de la misma, etc.

No debemos olvidar que los diferentes grados de seguridad de una alarma están diseñados para adaptarse a distintos niveles de riesgo y aplicaciones. La elección del grado adecuado dependerá de factores como el tipo de propiedad, el valor de los activos a proteger y el nivel de riesgo asociado. Es esencial consultar con expertos en seguridad como los de Securitas Direct de cara a determinar cuál es el grado óptimo para satisfacer las necesidades específicas de protección de cada lugar.

Como hemos comentado, si lo que quieres es proteger tu casa o negocio, lo más habitual es optar por los sistemas de alarma de grado 2, ya que son los que se adecúan a la mayoría de los hogares y a buena parte de los negocios. Además, sus precios son más asequibles para cualquier bolsillo, lo que permite contar con una protección mayor sin que suponga un gran desembolso. 

Por ello, puedes contratar nuestra alarma con todas las ventajas que te ofrece Securitas Direct de manera rápida y segura. Pide tu presupuesto online desde esta misma página.