Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Los cristales de seguridad son vidrios especialmente realizados para evitar que ante impactos, golpes y otros estímulos, se parta o pueda realizar grandes cortes en otras superficies. En resumen, estos cristales son especialmente usados en escaparates de tiendas, que necesitan mostrar su mercancía de cara a atraer, pero que no quieren que este hecho suponga un problema para su seguridad.

Tipos de cristales de seguridad

En el mercado actual, distinguimos dos tipos de cristales de seguridad:

  • Fabricados con vidrio templado: el vidrio templado es considerado 5 veces más resistente que el vidrio normal, siendo su espesor variable dependiendo del grado de resistencia que se quiera obtener. Otra característica especial del mismo, es que si se fragmenta, no causa heridas o cortes dado que los cristales se redondean.
  • Fabricados con vidrio laminado: este método difiere del anterior en que para conseguir el resultado deseado se unen varias láminas de vidrio mediante un pegamento especial, que dota de adherencia y elasticidad al vidrio final. De la misma manera, su espesor y acabado son variables, y no sólo se utiliza como un elemento de seguridad, si no también como aislante acústico.

¿Cómo debo escoger mis cristales de seguridad?

Los cristales de seguridad deben ser utilizados de diferente manera teniendo en cuenta su localización y uso, es decir, no será lo mismo un cristal de seguridad para una ventana que para un escaparate de una tienda, por ello, aquí son esenciales las características de grosor o espesor que comentábamos anteriormente.

Las normas UNE nos ayudan a identificar que tipo de cristal debemos aplicar en cada caso, ya que que conforman una clasificación de cristales de seguridad teniendo en cuenta sus características y casos de uso:

  • Vidrios para edificación: se encuentran en este grupo los cristales de uso común y los cristales anti-explosión.
  • Vidrios para construcción: se encuentran en este grupo los cristales anti-agresión y los anti-bala, por ejemplo.

En resumen, la mejor opción para proteger tu casa o negocio será recurrir a un equipo profesional que pueda asesorarte en la elección de los elementos activos y pasivos de seguridad para tu hogar o negocio, y contar con un sistema integral de alarma que te permite controlar todo lo que pasa en cada momento.

Ahora con instalación incluida