Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Las cámaras CCTV (siglas de Circuito Cerrado de Televisión) son aquellas que están conectadas a una red restringida y accesible solo para un grupo de personas autorizadas, que serán las únicas que puedan ver las imágenes captadas. Se utilizan generalmente en labores de vigilancia, tanto de negocios, como de instituciones, lugares públicos o incluso de viviendas particulares.

Este tipo de dispositivos permiten conocer todo lo que ocurre en directo en un lugar concreto, así como acceder a un historial de grabaciones almacenadas.

Los circuitos cerrados de televisión, además, pueden ser conectados a una central de alarmas para mejorar su eficacia. En este caso, de acuerdo con la legislación vigente, tanto su instalación como su mantenimiento deben ser llevados a cabo por una empresa autorizada como Securitas Direct. Además, han de informar detalladamente a los usuarios de su funcionamiento, de las normativas sobre protección de datos que deben cumplir y de la responsabilidad que se deriva de ellas.

¿Cómo funcionan las cámaras CCTV?

Las cámaras CCTV transmiten en tiempo real todo aquello que captan sus objetivos, ya sea directamente a un monitor o conjunto de monitores al que se encuentran conectadas, o a través de Internet hasta una serie de dispositivos autorizados expresamente para ello (ordenadores, teléfonos móviles, tablets…).

Además, dependiendo del tipo de sistema elegido, también pueden tener la capacidad de almacenar imágenes, lo cual permite revisar qué es lo que ha ocurrido anteriormente.

Este tipo de cámaras están disponibles en distintos modelos, algunos de los cuales incluyen funcionalidades o características especiales como visión nocturna, sensores térmicos, vídeo en alta definición… que pueden ser de gran utilidad en lugares amplios, con poca iluminación, baja visibilidad o que requieran de un gran nivel de detalle en la imagen.

Lo más recomendable es recurrir al consejo de expertos para elegir siempre el tipo de cámara que mejor se ajuste a cada situación. De este modo, se obtendrán siempre los mejores resultados y no se realizarán inversiones en tecnologías que no cumplen con los requisitos mínimos necesarios para garantizar la seguridad.

Instalación GRATIS solo HOY

Utilidad de las cámaras CCTV

Las cámaras CCTV son ideales para tareas de videovigilancia y resultan especialmente útiles para prevenir potenciales robos o hurtos.

En una tienda, por ejemplo, permiten tener bajo control todos los pasillos y zonas del local, con lo que será posible advertir cualquier actividad sospechosa entre los clientes. 

También funcionan como complemento de otros dispositivos de seguridad dentro de un sistema de alarmas. Si, por ejemplo, un sensor RFID hace sonar la sirena al captar la salida de una persona que se lleva un artículo no pagado, se puede consultar el historial de imágenes y ver si se trata de un error o si, por el contrario, es un hurto.

¿Cuáles son los dispositivos más útiles para mi hogar?

Aunque las cámaras CCTV son dispositivos muy útiles en innumerables ocasiones, en casa siempre buscamos la tecnología más puntera para proteger tu casa y lo que más te importa, tu familia. Es por ello, que en estos casos se recomienda contar con servicios que puedan permitirte acciones como:

  • Controlar todo lo que pasa en tu casa en cualquier momento
  • Poder hablar con quien esté en casa
  • Que cuenten con detección de movimiento

Los dispositivos CloudCam Pro de Securitas Direct se adaptan a todas estas necesidades para que puedas estar tranquilo en todo momento. Si estás interesado en contar con estos servicios, puedes calcular el precio de tu alarma a continuación.