Calcula online en menos de un minuto
o si lo prefieres te llamamos gratis

Las cámaras de seguridad autoinstalables son aquellas que un usuario compra e instala por su cuenta, sin necesidad de pagar cuotas mensuales ni de recurrir a los servicios de terceras empresas.

Suelen ser cámaras de bajo coste y cuyo objetivo, más que el de vigilar, es el de comprobar, el de permitir observar qué ocurre en un lugar en un determinado momento. Pero, ¿son realmente seguras? ¿Qué ventajas e inconvenientes ofrecen? En el blog de Securitas Direct te lo contamos.

Ventajas de las cámaras de seguridad autoinstalables

La principal ventaja que ofrecen las cámaras de seguridad autoinstalables es, fundamentalmente, su coste. Actualmente se pueden encontrar a la venta en el mercado modelos precios muy bajos. Además, no requieren la contratación de una empresa que las instale, ni de una cuota mensual de una central de alarmas que esté pendiente de ellas.

Otra ventaja es que muchos de estos dispositivos son compatibles o están específicamente diseñados para ser utilizados con asistentes virtuales como Alexa, Siri o Google Assistant, lo cual los hace más cercanos al usuario de a pie, cada vez más familiarizado con estas tecnologías. La presencia cada vez mayor en los hogares de esta familia de productos (Amazon Echo, Google Dot, Apple Homepod…) ha supuesto un auténtico boom para las cámaras autoinstalables.

Su facilidad de uso, normalmente a través de apps con sencillas interfaces, es otro de sus puntos fuertes.

Desventajas de las cámaras de seguridad autoinstalables

Como bien decíamos al principio, el objetivo de estas cámaras autoinstalables es realmente el de permitir hacer comprobaciones, y no tanto el de proteger o asegurar un lugar. Permiten ver qué sucede en un momento dado, pero no tener una protección continua y eficaz.

Al no haber ninguna empresa especializada pendiente de lo que ocurre, es posible que algún suceso pase inadvertido.

Otro inconveniente que ofrecen es su instalación. Será el usuario el que decida bajo su propio criterio inexperto en qué lugar emplazarlas, y puede que no sea el más adecuado.

Para  proteger con cámaras un lugar de forma eficiente, siempre es mejor contar con un experto en seguridad que estudie el entorno, analice puntos ciegos…

La seguridad de las cámaras autoinstalables también es cuestionable. Mientras que un sistema de videovigilancia profesional y avalado por una empresa especializada es más difícil de sabotear, estos dispositivos de bajo coste suelen utilizar protocolos vulnerables que pueden ser aprovechados por una persona con conocimientos tecnológicos avanzados.

En definitiva: las cámaras autoinstalables son elementos muy económicos que resultan ideales para hacer comprobaciones puntuales. Pueden utilizarse a modo de vigilabebés, para ver a una mascota que se queda sola en casa, para cerciorarse de que una persona mayor que vive sola se encuentra bien… En definitiva: para echar un vistazo de vez en cuando al interior de un recinto. 

No obstante, si lo que se busca es una protección real, lo idóneo es recurrir a los servicios de empresas que, como Securitas Direct, tendrán en cuenta todos los posibles riesgos y estarán pendientes las 24 horas del día para que no te lleves ninguna sorpresa desagradable.

Calcula online en menos de un minuto 200 € de descuento