Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Las cajas de seguridad de grado 3 pertenecen a una de las tipologías más resistentes que existen en el mercado actualmente. Fabricadas con materiales como acero, hormigón y fibra de vidrio, son ideales para guardar a buen recaudo todo tipo de objetos sensibles o valiosos sin miedo a que nadie pueda acceder a ellos.

Las cajas fuertes han de pasar multitud de pruebas para determinar su nivel de seguridad: son golpeadas, dejadas caer desde determinadas alturas, sometidas a presión… Dependiendo de cuántas de estas pruebas son capaces de superar, recibirán una homologación internacional, que puede ser alguna de las siguientes:

  • Grado S1 y grado S2: dentro de las cajas fuertes homologadas, son las de menor nivel. Se pueden utilizar para guardar pequeñas cantidades de dinero en efectivo, documentación u objetos de cierto valor, pero no ofrecen todas las garantías de seguridad.
  • Grado 0: son el grado mínimo recomendado para conservar en su interior objetos valiosos (como joyas, por ejemplo) y cantidades algo más grandes de dinero. Su resistencia es sustancialmente superior a las de los grados S1 o S2.
  • Grado 1: este grado de seguridad, mucho mayor que el anterior, es el mínimo que se requiere para guardar determinados tipos de armas (concretamente, armas largas rayadas o cañones 2ª 2, así como réplicas de armas largas antiguas).
  • Grado 2: un paso más allá del nivel anterior. Son adecuadas para proteger, en el entorno doméstico, objetos de gran valor.
  • Grado 3: este grado de seguridad es el mínimo obligado para guardar armas cortas o réplicas de armas cortas antiguas, por lo que, si tienes licencia, no tendrás más remedio que optar por cajas que cumplan con este requisito. Dentro de las indicadas para uso doméstico, son las que ofrecen mayor seguridad con gran diferencia. Aptas para proteger todo tipo de objetos de valor con todas las garantías.
  • Grado 4 y Grado 5: las cajas de este nivel son comunes en establecimientos de joyería o incluso bancos, pero no en el ámbito del hogar. Son las que ofrecen un mayor nivel de seguridad de todas.

Cajas de seguridad de grado 3 y alarmas: la combinación perfecta

Si un ladrón consigue entrar en tu casa y puede permanecer dentro el tiempo suficiente sin ser detectado, es posible que, con las herramientas adecuadas, pueda llegar incluso a forzar o reventar una caja de grado 3, sorteando sus medidas de seguridad y pudiendo acceder a su contenido.

Por ello, desde Securitas Direct te aconsejamos que, en el caso de que guardes objetos de valor, no te conformes solo con protegerlos con una caja fuerte homologada. También es importante instalar un sistema de alarmas adecuado que permita ponerte sobre aviso (a ti y a las autoridades) si alguien intenta llevar a cabo un robo.

Sensores y detectores de movimiento, sirena y cámaras de seguridad (entre otros elementos) conectados a una central de alarmas que pueda avisar a la Policía, son la compañía ideal para una caja de seguridad de grado 3.

Instalación GRATIS solo HOY