Calcula online
    en menos de un minuto

    CALCULA AHORA

    o si lo prefieres te llamamos GRATIS

    La mejor manera de evitar un robo o un allanamiento es detectar a los posibles intrusos antes incluso de que puedan llegar a acercarse a tu casa. Para lograr esto, es importante asegurar las zonas exteriores instalando, por ejemplo, una alarma para jardín de calidad, con dispositivos debidamente seleccionados, configurados y emplazados en lugares estratégicos.

    ¿Qué es una alarma para jardín?

    Las alarmas para jardín son aquellas que, como su propio nombre indica, tienen como objetivo la protección de una zona ajardinada exterior. Suelen contar con tres elementos fundamentales:

    Calcula online en menos de un minuto 200 € de descuento

    1. Cámaras de seguridad: Para asegurar un jardín de intrusiones no deseadas, es clave contar con una red de de cámaras que registre todo lo que ocurre, independientemente de la hora del día, de las condiciones climatológicas o de iluminación. En el mercado existen dispositivos muy avanzados, algunos incluso con lentes infrarrojas que permiten saber si alguien se esconde tras un árbol o unos arbustos. Dependiendo de las necesidades del jardín, será necesario optar por unos modelos u otros.
    2. Sensores: Las cámaras de seguridad, por sí solas, no son suficientes para evitar un robo. Es necesario contar también son sensores perimetrales que adviertan la presencia del ladrón en las inmediaciones de la casa. Este tipo de detectores normalmente se emplazan cerca de las vías de acceso al inmueble (ventanas, balcones, puertas…).
    3. Sirena: Su objetivo es el de eliminar el factor sorpresa con el que suelen querer jugar a favor los delincuentes y, además, avisar a los inquilinos de la casa de que algo podría ir mal. Las sirenas están conectadas con los diferentes elementos que componen el sistema de alarma y suenan cuando cualquiera de ellos capta algo fuera de lo normal, permitiendo reaccionar y avisar a las Fuerzas de Seguridad a tiempo, si fuera necesario.

    Sistemas complementarios de una alarma de jardín

    Además de los tres dispositivos básicos ya mencionados, una alarma de jardín puede incluir otros, como por ejemplo luces exteriores con sensores de movimiento que se encienden automáticamente si alguien se encuentra en las inmediaciones (y que, al igual que la sirena, ayudan tanto a detectar a visitantes no deseados como a generar en ellos una sensación disuasoria en ellos).

    También es recomendable la instalación de elementos de seguridad adicionales como barrotes o rejas en las ventanas y puertas más vulnerables o cerraduras antirrobo.

    Instalación de una alarma para jardín

    Si lo que se busca es asegurar de manera adecuada un jardín y detectar efectivamente a merodeadores antes incluso de que puedan acercarse a la vivienda, es importante recurrir al asesoramiento de expertos. Los distintos dispositivos de una alarma han de seleccionarse tras un análisis exhaustivo de las vulnerabilidades del lugar: no será lo mismo un jardín grande que uno pequeño, uno con árboles y vegetación que uno en el que solo hay césped, uno bien iluminado de uno oscuro… Además, se deben valorar otro tipo de aspectos, como por ejemplo la presencia o no de animales que puedan hacer saltar los sensores en falso.

    Lo más recomendable en estos casos es acudir a empresas de confianza como Securitas Direct, que se ocupa de estudiar tu caso y te aconseja sobre los elementos más adecuados para proteger tu hogar.