Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Tener la seguridad de que tu vivienda está protegida contra todo tipo de intrusiones es algo que reporta una gran tranquilidad, especialmente si vives en una vivienda unifamiliar, donde resulta más complicado recibir la ayuda de un vecino que en el caso de un apartamento en una finca comunitaria.

Una de las mejores maneras de que tanto tú como los tuyos sintáis que vuestro hogar es un lugar verdaderamente seguro, es instalando una alarma.

Actualmente, en el mercado, pueden encontrarse algunas muy económicas y que no requieren el pago de cuotas mensuales. Son las llamadas alarmas para chalets sin cuotas.

Ventajas de una alarma para chalets sin cuotas

Una alarma sin cuotas para chalets es, sin lugar a dudas, la opción más barata para tener cierto grado de seguridad en un inmueble de este tipo, o al menos cierta sensación de seguridad. Hoy en día se puede encontrar en el mercado una gran variedad de estos sistemas por precios realmente bajos.

Por lo general funcionan mediante una aplicación que, a través de Internet, avisa al usuario cuando se produce alguna incidencia. Pueden incluir dispositivos tecnológicos como detectores de movimiento (generalmente bastante rudimentarios) y cámaras de seguridad de distintos tipos (convencionales, infrarrojas, HD…). Además, todos ellos pueden ir conectados a una sirena que emitirá señales acústicas si se da cualquier situación sospechosa.

Al no estar conectadas a una central de alarmas, no es necesario pagar ninguna cuota mensual, lo cual hace que el coste de su mantenimiento se limite al consumo de luz y al pago de la tarifa de Internet que necesitan para su funcionamiento.

Instalación GRATIS solo HOY

Desventajas de una alarma para chalets sin cuotas

Las desventajas de este tipo de alarmas pesan más que las ventajas. Si bien estos sistemas son mejores que nada, la realidad es que no son del todo seguros.

Para empezar, la elección de las tecnologías y su instalación recaen directamente en el usuario, y no en un experto capaz de analizar los puntos débiles de la vivienda y cuáles son los dispositivos más adecuados en cada caso. Esto puede hacer que se pasen por alto detalles importantes que comprometan la eficacia de la alarma.  Lo mismo ocurre con el mantenimiento: será él mismo quien tenga que ocuparse de revisar que todo funciona correctamente y de arreglar cualquier avería que pudiera darse.

No obstante, el punto más negativo de las alarmas sin cuotas reside precisamente en que nadie salvo el propio propietario de la alarma va a ser alertado si se produce cualquier problema.

Las alarmas con cuotas están conectadas a centrales que reciben todos los avisos y que se encargan de llamar a la Policía en caso de que sea necesario. Estas centrales están pendientes las 24 horas del día, algo que normalmente un particular no hace, por mucho que tenga una aplicación instalada en su teléfono.

En definitiva, son la opción ideal si lo que se busca es tener cierta sensación de seguridad a bajo coste, pero deberían descartarse si se quiere proteger el chalet de forma verdaderamente efectiva.