Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Jardines, huertos, piscinas, patios, balcones, terrazas, azoteas… Todas las zonas exteriores que rodean una casa o un local comercial son posibles vías de acceso para ladrones, okupas y demás intrusos no deseados. Es por ello que instalar una alarma exterior se hace fundamental si lo que buscas es protegerte a ti mismo y a los tuyos de todas estas amenazas.

Las alarmas exteriores, como bien se puede deducir por su nombre, son aquellas que se instalan fuera de los inmuebles, normalmente en áreas abiertas o semiabiertas. Suelen estar compuestas fundamentalmente por un detector, una sirena y, opcionalmente, cámaras de seguridad, idealmente con lentes infrarrojas o similares, que puedan funcionar con poca visibilidad para poder registrar en vídeo todo lo que sucede. Todos estos elementos, por supuesto, tienen que ser resistentes al agua y a las inclemencias atmosféricas y estar instalados estratégicamente de manera que no puedan ser burlados o inutilizados con facilidad.

El tipo de detector generalmente es lo que se denomina un sensor perimetral, que es capaz de percibir la presencia de un individuo en las zonas abiertas que rodean a un inmueble, antes de que este sea capaz de acceder al interior. Es habitual colocarlos cerca de las puertas o ventanas, para poder saber si alguien trata de forzarlas.

Cuando el sensor perimetral capta una actividad sospechosa, hace sonar la sirena y, en caso de que se haya optado por contratar el servicio de una central de alarmas, se les enviará una alerta para que puedan avisar a la Policía o a la Guardia Civil, enviar un vigilante a comprobar que todo va bien o tomar cualquier otro tipo de medida necesaria.

Ventajas y desventajas de una alarma exterior

Una alarma exterior es la mejor aliada si lo que se busca es estar sobre aviso antes incluso de que se pueda llegar a cometer un delito como un robo o una okupación. Al estar instaladas fuera de los inmuebles a proteger, su mera presencia ejerce como una barrera disuasoria para los intrusos, que sabrán que pueden ser detectados solo con acercarse y que, por tanto, la respuesta será tan rápida que es posible que no les dé tiempo a cumplir sus objetivos.

La desventaja que ofrecen, como ocurre con casi todos los tipos de alarma, es que de poco sirven si su instalación, mantenimiento y vigilancia no son los adecuados.

Lo ideal es contar con el asesoramiento de expertos a la hora de elegir los distintos componentes y sensores, así como los lugares en los que han de ser emplazados para maximizar su eficacia. Además, si no se cuenta con el servicio de una central de alarmas que esté pendiente las 24 horas de del día, es posible que no se llegue a actuar con toda la celeridad necesaria para evitar el allanamiento en caso de que salte la alarma.

Securitas Direct, empresa líder del sector, te ofrece las mejores soluciones en alarmas exteriores, con la mejor tecnología y de la mano de los mejores especialistas, que analizarán detalladamente tu caso para proteger tu hogar o local comercial de la manera más efectiva.

Instalación GRATIS solo HOY