Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

El número de personas que viven en régimen de alquiler en España ha ido aumentando de manera paulatina en los últimos años. En la actualidad, cerca de una cuarta parte de la población se encuentra en esta situación, la cual, a pesar de lo que en ocasiones se suele pensar, no está en absoluto reñida con la instalación de una alarma.

Instalar una alarma en una casa de alquiler o llevártela contigo de una vivienda a otra es, hoy en día, un proceso que dista mucho de ser complicado.

Alarmas fáciles de instalar y sin necesidad de obras

La tecnología avanza incansablemente, también en el ámbito de la seguridad en el hogar. Es por ello que, actualmente, se pueden encontrar en el mercado sistemas de alarma muy eficaces que se pueden instalar sin que sea necesario acometer obras. Esto resulta muy de agradecer en casas o apartamentos de alquiler, en los que muchas veces el contrato de arrendamiento prohíbe llevarlas a cabo, por muy pequeñas que estas puedan ser.

Las alarmas inalámbricas son ideales para este tipo de situaciones, ya que podrás llevártelas del inmueble sin dejar ni rastro. Empresas como Securitas Direct las instalan en menos de 24 horas y se ocupan de retirarlas cuando te marches sin ningún tipo de problema, ni para ti, ni para tus caseros.

Llévate tu alarma a tu nueva casa de alquiler

Llevarte contigo tu alarma de siempre a tu nueva casa de alquiler es muy sencillo. Basta con hacer una llamada telefónica a la empresa de seguridad para que un equipo de técnicos profesionales se ocupe de trasladarla de una vivienda a otra. Especialmente en el caso de las alarmas inalámbricas, este proceso será muy rápido y en tan solo unas horas volverás a sentirte igual de protegido que siempre.

Además, en caso de que te mudes a una vivienda de características diferentes a la que tenías, puedes solicitar un análisis por parte de expertos para que valoren si se requieren nuevos elementos o dispositivos para tener la absoluta certeza de que tu nuevo hogar es 100% seguro. A fin de cuentas, no es lo mismo residir en un apartamento dentro de una comunidad de vecinos que en una casa unifamiliar con jardín, por lo que los potenciales riesgos y puntos débiles de una y de otra serán diferentes.

Ahora con instalación incluida

Mudarse a una casa de alquiler que ya tiene una alarma instalada

En ocasiones, es posible que la nueva vivienda a la que te mudas ya disponga de un sistema de alarma instalado. En ese caso, si deseas conservarlo, es indispensable que hables con el propietario del inmueble para llevar a cabo un cambio de titularidad de la alarma. Esta debe estar siempre a tu nombre para evitar posibles problemas o malentendidos, tanto de tipo administrativo como, incluso, de tipo legal.

Para realizar el cambio de titular, es necesario contactar con la empresa de alarmas y comunicarles que eres el nuevo inquilino del inmueble.