Calcula online*
o si lo prefieres te llamamos gratis

Las ocupaciones ilegales son un verdadero problema que no ha dejado de crecer en España en los últimos años. De acuerdo con los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior, actualmente existen alrededor de 83.000 viviendas víctimas de este fenómeno, si bien se estima que el número real sea muy superior. Solo en el año 2018, se calcula que, de media, se produjeron alrededor de 33 ocupaciones diarias.

Según los informes estadísticos del Consejo General del Poder Judicial, Barcelona (con más de 1.107 pisos okupados en la capital, según el ayuntamiento), Andalucía (con más de 4.000 casos, con especial incidencia en el área de Granada), Islas Baleares y Toledo son las zonas más afectadas, si bien este tipo de situaciones se producen indistintamente a lo largo y ancho de la geografía española.

La ocupación de una vivienda, además del perjuicio que le produce a su propietario al no poder sacarle partido (ya sea habitándola o poniéndola en venta o en alquiler), puede acabar desembocando en un desembolso superior a los 30.000 euros incluyendo, entre otros, el pago de las cargas que pueda tener la propiedad (que deberá seguir afrontando su legítimo dueño), la contratación de profesionales del ámbito jurídico o las posteriores obras de rehabilitación que suelen tener que llevarse a cabo tras el desalojo.

¿Cómo se diferencian las ocupaciones en casas protegidas y en las que no lo están?

Cuando una okupación ya ha sido consumada, la única manera de recuperar la vivienda es acudiendo a las Administraciones de Justicia, lo cual puede derivar en procesos judiciales que pueden alargarse mucho en el tiempo, sobre todo si el inmueble en disputa no es la residencia habitual. Todo ello con la consiguiente necesidad de recurrir a los servicios de abogados, procuradores…

Instalación GRATIS solo HOY

Para evitar esto, es importante actuar con rapidez, justo en el momento en el que se está produciendo la entrada de los intrusos. De esta manera, las autoridades procederán como si se tratase de un allanamiento o de un robo y los okupas podrán ser expulsados directamente y sin que haga falta iniciar ninguna clase de litigio en un juzgado.

El hecho de contar con un sistema de seguridad que proteja tu hogar puede hacer que la ocupación no llegue a ser efectiva, y no tener que recurrir a un sistema jurídico para poderlo evitar.

Beneficios de contar con una alarma antiokupas

Es por los motivos comentados anteriormente que cada vez más personas se deciden a instalar una alarma antiokupas, capaz de detectar cualquier intrusión y poner sobre aviso a la central de alarmas, desde donde podrán avisar a la Policía de manera inmediata.

Este tipo de sistemas de seguridad son especialmente útiles en segundas residencias, donde el problema de la okupación ilegal suele ser más complicado de detectar a tiempo, si bien es muy recomendable que las primeras viviendas también cuenten con ellos para evitar cualquier susto si se va a estar ausente durante un tiempo (por ejemplo, durante las vacaciones).

En Securitas Direct podemos asesorarte sobre las mejores soluciones en alarmas antiokupas. Disponemos de sistemas de alarma que, no solo nos permitirán alertar sin demora a las autoridades para frustrar cualquier intento de okupación, sino que también te permiten ver por ti mismo qué ocurre en tu residencia habitual o en segundas residencias estés donde estés a través de tu móvil.